Corriendo tras los sueños

Conjunto díptico. Antonio Tapia.

La decisión de iniciarse profesionalmente en este mundo del arte dejando de ser amateur es uno de los escalones más grandes que tiene un artista en su carrera y esa primera vez es casi pánico lo que se siente.

Enfrentarte al aspecto económico es una experiencia que según se desarrolle marcará tu devenir artístico, pero de cualquier manera es imprescindible…

Recuerdo que cuando tomé la decisión de intentar dedicarme a la pintura como profesión, fue en medio de una tormenta perfecta de problemas y desafecciones que me llevaban a huir de mi entorno.

Un trabajo insatisfactorio, de jornadas de sol a sol o incluso más largas, con ambiente enrarecido propio de la escasa baja remuneración (‘para lo que me pagan así hago’ se decía en la época), que era producto de la crisis económica de finales de los 90s, en los que a cada oferta laboral había cientos de solicitudes y eso permitía que muchos empresarios aprovecharan la necesidad para apretar las tuercas a sus empleados.

Esta falta de tiempo y el miedo a perder lo poco que había, hacían que me fuera imposible cambiar a otro trabajo, es la pescadilla que se muerde la cola, no tienes tiempo para buscar y no tienes tiempo para formarte. Atrapado en ese círculo de horror como la mayoría de la gente de aquella época y como pasa ahora, rodaban los días uno tras otro, tristes, sin ver un atisbo de cambio que permitiera mejorar mi futuro.

Pero un día, un 15 de junio de 1999, a las 20:00h, una discusión con el jefe me hizo ver la luz, me hizo darme cuenta que tenía que emprender mi propio vuelo.

Salí a la carretera de Alcantarilla, una recta de varios kilómetros, y conforme me incorporaba desde la salida de la empresa me paré en el semáforo que controlaba el acceso. En ese momento un sol inmenso, se estaba poniendo justo al fondo del  camino. Me vi cegado por él, pero eso hizo que de repente, una luz se iluminara en mi cabeza y dije :’Hace meses que no veo el sol’.

En el tiempo que esperaba a cambiar el color del luminoso, por mi mente pasó un razonamiento prístino y claro :’Si el tiempo que dedico a trabajar para este hombre lo dedicara a trabajar para mi, podría buscarme trabajos, estudiar, y hacer todo lo que necesitaba para ganar más’.

Pero me surgió inmediatamente una pregunta: ¿Pero yo que sé hacer?

Y entonces me di cuenta que pintaba desde hacía varios años y que había mejorado mucho, incluso la gente empezaba a interesarse. La asociación de ideas fue inmediata: ‘La pintura es como un trabajo cualquiera. Si le dedico más tiempo, seguiré mejorando, pero necesito formarme técnicamente de alguna manera, de esta forma aumentaré mi producción y la calidad. Tengo que relacionarme con gente de la pintura y el arte para hace contactos y poder hacer exposiciones, y finalmente, hacer un buen marketing de mis productos, una buena publicidad para que todo el mundo los conociera’.

Blanco y en botella

El semáforo se puso verde, di la vuelta al coche y escribí mi carta de dimisión en la que explicaba que al igual que mi jefe un día se independizó del suyo, yo tenía que intentar vivir de lo que realmente me gustaba y para lo que tenía talento, porque de otra manera me habría arrepentido toda la vida de no haberlo intentado.

Con la liquidación me compré un ordenador mejor y me hice el primer inocente folleto-catálogo con mis obras, y de ahí me lancé al mar de la creación con un ardor y pasión que sólo el convencido tiene, en la intuición de que si me esforzaba lo conseguiría.

Hoy, a veintiún años vista, todavía sigo persiguiendo mi sueño sin fin, pero cada vez que miro atrás, creo que tomé la decisión acertada.

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Antonio Luis Martínez Tapia // Finalidad: responder la solicitud. // Legitimación: consentimiento del interesado. // Destinatarios: sus datos se encuentran alojados en mi hosting en Hostinger. // Duración: mientras dure la relación contractual o 12 meses desde el último mensaje enviado. // Derechos: puede  ejercitar en cualquier momento sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del email info@antoniotapia.art // Información adicional: encontrará más información en la política de privacidad.

También te puede interesar...

Exposición Lidó Rico. Visita guiada.
Exposiciones

‘Tu vuelo, mis alas’ la magia de Lidó Rico

Tuve la suerte de disfrutar unas visitas guiadas de Lidó Rico, cuando estuve grabando un pequeño documental de su exposición …

Leer más →
Cien días de supervivencia. Antonio Tapia
Personal

Cien días de supervivencia

Este cuadro marca un antes y un después en mi camino por la creación. Una encrucijada que marcó toda mi …

Leer más →
Exposición Echinopsis rituale. Foto conjunto.
Exposiciones

‘Echinopsis rituale’, Jean Carlos Puerto y Marín Guevara: floreciendo.

En la sala Caballerizas del Ayto. De Murcia, junto al río Segura, hace unas fechas me acerqué con mi colega …

Leer más →